Las exuberantes expresiones del lenguaje castellano (I)

Alberto Esteban Benítez
el 28 de septiembre, 2020· 3 min

A lo largo de la historia, los seres humanos se han expresado a través del lenguaje. El lenguaje es un complejo sistema de signos, que se puede desarrollar de forma oral, escrita o gestual. Estos signos han sido dotados de significado, con el fin de permitir a las personas poder expresarse libremente y llegar a la comprensión. El lenguaje es la herramienta por excelencia para llegar a la comunicación, cuyo objetivo fundamental es el entendimiento entre las personas. Este sistema comunicativo requiere de capacidades únicas del ser humano, como son la inteligencia y la memoria lingüística.

Si nacemos con la capacidad innata del lenguaje o es una capacidad adquirida, queda fuera del tema a tratar, pues algunos teóricos como Jean Piaget piensan que el lenguaje está plenamente relacionado con la capacidad cognitiva y por tanto con la inteligencia, que se va adquiriendo paulatinamente a lo largo de nuestras vidas. Lo que sí es un hecho, es que el lenguaje se va transformando conforme avanza la historia de nuestro mundo. Aparecen nuevas palabras y se desechan otras. Se incluyen términos de otros idiomas como pueden ser los anglicismos. En general, el lenguaje está en continua evolución.

Esta transformación obligatoria del lenguaje ha dado lugar al surgimiento de innumerables expresiones cuyo significado no todo el mundo conoce, pero que aun así se utilizan de forma cotidiana. Nuestra lengua en particular contiene una riqueza indiscutible, y es tan dispar en sus significados, que parece albergar una expresión oportuna para cada contexto. A continuación, mostraremos algunas de estas expresiones que no dejarán indiferente al lector:

  • Dejar con un palmo de narices: Esta expresión viene a significar dejar a alguien con las ganas o burlar a alguien. La expresión es antiquísima y podemos encontrarla en otras lenguas como el italiano y el francés. Su origen no está claro, y puede hacer referencia al gesto físico de burla que consiste en extender la palma de la mano ante la nariz, tocando esta con el pulgar. En todo caso, pretende expresar esa frustración de cuando no se consigue algo que se esperaba.

  • Hacer novillos: Es una expresión proveniente del lenguaje taurino. Se refiere a los jóvenes estudiantes que querían ser toreros y faltaban a la escuela para torear novillos. El poeta Rafael Alberti, poeta de la generación del 27, fue expulsado del colegio donde estudiaba por estas razones. Hacer novillos, en conclusión, era asistir a una corrida de toros, por lo que día de novillos era día de fiesta. En Madrid, la expresión se ha transformado hasta convertirse en “hacer pellas”. Las pellas eran bolas de barro que cabían en una mano, y que los chicos que faltaban a clase lanzaban contra cualquier cosa para entretenerse.

  • Llevar al huerto: Tiene su origen en un famoso suceso que tuvo lugar alrededor de 1900. Juan Aldije, “el francés”, y José Muñoz Lopera, convencían a hombres adinerados para desplumar “a un rico francés que vivía en una finca cercana”. La trampa consistía en llevar a dichos hombres hasta la finca, donde yacía un gran huerto, y a traición robar a los forasteros. Cuando descubrieron esta trama, las autoridades los llevaron ante la ley y los hechos se volvieron tan populares que la frase “llevar al huerto” comenzó a tener el significado de convencer a alguien mediante engaños.

  • Por h o por b: Esta expresión proviene de la dificultad que supone conocer si una palabra del lenguaje castellano se escribe con “h” o sin “h”; con “v” o con “b”, ya que fonéticamente es imposible de averiguar puesto que el sonido es exactamente igual. El significado de esta expresión lo utilizamos cuando algo no lo hemos podido llevar a cabo por una razón o por otra.

  • Ponerse las botas: Esta expresión proviene de la época de los romanos y bizantinos, cuando llevar botas era símbolo de una clase social alta. Es por esta razón que hoy en día utilizamos la expresión cuando nos referimos a conseguir un gran beneficio de alguna circunstancia.

Esta lista es solo un ápice de las expresiones que se utilizan cotidianamente en nuestra lengua. ¿Conoces alguna más? Envíanos tus sugerencias a info@saltosdelinea.es.