¿En qué consiste la traducción jurídica?

Juan Isidoro Ciruelos Huarte
el 6 de noviembre, 2020· 4 min
Tabla de Contenidos

¿Qué es la traducción jurídica?

Como recuerda Cristina Valderrey, profesora de la Universidad de Salamanca, en Recorrido, actualidad y perspectivas de la investigación en traducción jurídica (Comares, 2009), existe un consenso en torno a la noción de traducción jurídica como etiqueta denominativa que agrupa una gran variedad de situaciones traductoras posibles. Por ello, la doctrina prefiere distinguir una serie de modalidades de traducción en el mundo del Derecho, tales como la traducción judicial, la traducción institucional, o la traducción jurada.

En un sentido amplio, un texto es jurídico si es fuente de Derecho (textos normativos, contractuales, judiciales...), si habla sobre Derecho (textos doctrinales, periodísticos, divulgativos...), o si participa en la realización del Derecho en función del uso que se haga de dicho texto (textos de contenido general con efecto jurídico). Paralelamente, en un sentido también amplio, la traducción es jurídica si integra tanto la versión auténtica de textos con contenido jurídico (versión auténtica de instrumentos jurídicos), como la traducción de textos de contenido general de cuya versión se derivan consecuencias jurídicas (por ejemplo, una carta personal traducida como prueba dentro de un proceso judicial), la traducción informativa de textos con valor jurídico (por ejemplo, la traducción de una querella para una ONG), o la traducción de textos de contenido juridico (por ejemplo, un texto doctrinal).

Características de la traducción jurídica

Observamos, pues, que la traducción jurídica es una rama de la traducción caracterizada por problemas de muy distinta naturaleza (terminológica, textual, funcional, socioprofesional...), que nos obligan en cada encargo a preguntarnos y a responder preguntas muy diversas. Por ejemplo, a propósito de la traducción al español de una sentencia francesa, cabe preguntarse:

  • ¿Disponemos de diccionarios, glosarios, bases de datos... para solventar los problemas terminológicos en el par de lenguas de trabajo? No hay que olvidar a este respecto que algunos ámbitos jurídicos están menos desarrollados terminológicamente que otros.

  • ¿Una sentencia española funciona textualmente igual que una sentencia francesa? Por ejemplo, una sentencia del Tribunal Supremo español en comparación con una sentencia de la Cour de Cassation francesa.

  • ¿Una sentencia funciona igual en la práctica cuando el destinatario final es el implicado, su abogado, o la Administración? ¿Cómo y cuánto debe adaptarse la traducción a estos condicionantes empíricos?

Constatamos, así, cómo la traducción jurídica surge y sirve para hacer frente a determinadas necesidades (sociopolíticas, diplomáticas, económicas...) y cómo dichas circunstancias conllevan necesariamente una evolución desigual de la práctica y la investigación juritraductológicas.

Metodología de la traducción jurídica

En comparación con otras ramas de la traducción, los planteamientos prescriptivos siguen pesando mucho en la traducción jurídica. Esto se debe sobre todo a la exigencia de literalidad derivada de la naturaleza solemne, vinculante y normativa del texto jurídico. Así pues, el dilema entre prescripción y creatividad es una constante en el ámbito de la traducción jurídica, y el traductor jurídico ha de encontrar un equilibrio dentro del dualismo libertad/restricción. De hecho, este dilema o dualidad ha marcado la evolución de los Estudios de Traducción en sus vertientes lingüística, intercultural o funcionalista.

No obstante, como recuerda la profesora Valderrey, la forma de entender la actuación del traductor jurídico ha cambiado radicalmente en los últimos tiempos; dejando atrás su consideración como sujeto pasivo para adquirir una posición activa en la toma de decisiones. Ya no se cuestiona la libertad de decidir del traductor jurídico, y los esfuerzos metodológicos se centran ahora en aportarle los materiales necesarios (terminológicos, textuales, situacionales, funcionales y socioprofesionales) para que sepa qué decidir, es decir, para que sepa con la mayor certeza posible cómo actuar en las distintas situaciones traductoras que se le presentan. Las perspectivas de la investigación en traducción jurídica apuntan pues hacia el desarrollo formal de la nueva libertad de decisión del traductor jurídico en un entorno profesional siempre cambiante.

Documentación sobre traducción jurídica

Son particularmente recomendables dos obras introductorias a la traducción jurídica, para los pares de lenguas inglés-español y francés-español, respectivamente:

  • Introducción a la traducción jurídica y jurada (francés-español), de Tanagua Barceló, Iván Delgado y Pedro San Ginés (Comares: 2020). Este libro se articula en seis grandes bloques temáticos: peculiaridades del lenguaje jurídico desde una perspectiva interdisciplinar; aspectos teórico-prácticos en torno a la traducción jurídica y jurada; la traducción jurada dentro de la combinación lingüística francés-español (documentos académicos); crítica y propuestas de traducción de documentos jurídicos; aspectos profesionales de la traducción e interpretación jurada y judicial; y, finalmente, repertorios y recursos para el ejercicio de la traducción jurídica, jurada y judicial.