¿Dónde estudiar Traducción e Interpretación?

Juan Isidoro Ciruelos Huarte
el 14 de diciembre, 2020· 5 min
Tabla de Contenidos

¿Estás seguro/a de que quieres estudiar Traducción e Interpretación?

La primera parte de mi respuesta sería una pregunta. Le preguntaría si está seguro de que no quiere estudiar otra cosa. Cuando di clase en la facultad de Traducción y Ciencias del Lenguaje de la Universidad Pompeu Fabra, me asaltó con recurrencia un pensamiento. Muchos de mis alumnos eran remarcablemente trabajadores e inteligentes y, mediante un esfuerzo parecido al que estaban realizando, podrían estar cursando carreras con unas perspectivas laborales más justas hacia ellos; sin necesidad de aparcar su pasión por los idiomas, la cual podrían desarrollar en paralelo a la carrera mediante cursos complementarios de perfeccionamiento o especialización. Incluso podrían cursar más adelante la carrera o un máster de Traducción e Interpretación en alguna universidad a distancia de calidad, como la UNED o la UOC.

¿En una universidad privada?

En el supuesto de que mi hijo estuviera razonadamente convencido de que quiere estudiar Traducción e Interpretación, el siguiente paso sería elegir entre una universidad pública o una privada. Hay universidades privadas como la Pontificia de Comillas que garantizan unas magníficas perspectivas laborales para sus graduados en Derecho, ADE o Ingeniería Industrial. No estoy seguro de que puedan hacer lo mismo con sus graduados en Traducción e Interpretación, pero presumo que ello debe de ser uno de sus mayores empeños, y que a tal fin aprovecharán sin duda su prestigio e influencia en el sector juridicoeconómico. Yo, y hablo solo por mí, pediría a las universidades privadas de prestigio que me concretasen tanto como puedan las ventajas laborales que ofrecen a sus graduados en Traducción e Interpretación, y a la menor vaguedad optaría por una universidad pública de prestigio en la materia. Una decisión puede ser tan acertada como la otra, y cada estudiante y familia deben simplemente sopesarlas de acuerdo con la información que hayan recabado y con sus circunstancias.

¿En una universidad pública?

Recuerdo haber leído durante mi primera vida universitaria el libro Mis claves del éxito para estudiar mejor, escrito por Pilar Navarro, una alumna de Derecho por la Universidad de Almería que se licenció con la máxima brillantez.

En su libro, la autora abogaba por estudiar en la universidad más próxima al domicilio del estudiante, para contribuir así al sostenimiento y expansión de esta. Yo, que me considero una persona comprometida con mi ciudad y provincia, Guadalajara, pienso que el compromiso académico debe darse por ambas partes, lo cual no siempre sucede. Así las cosas, creo que optar por las universidades que mejor administran sus recursos en aras de la excelencia es una decisión -a menudo más costosa en lo económico y personal- perfectamente legítima e inteligente.

En nuestro país hay universidades públicas con indiscutible raigambre en el ámbito de la Traducción e Interpretación, como la Universidad de Granada, tan vinculada a la excelente editorial especializada Comares, o la Universidad de Salamanca. Tal raigambre, lejos de ser algo anecdótico en los tecnificados tiempos actuales, puede dotar al estudiante de Traducción e Interpretación de un contexto y una perspectiva históricos de enorme valor, acercándole a los tiempos en que la Traducción era una de las principales disciplinas humanísticas. Me parece que un motivo por el que la carrera de Traducción e Interpretación ha perdido tanto prestigio social es que muchas universidades prescinden en sus planes de estudio de contextualizarla históricamente, de modo que ni sus propios graduados salen capacitados para argumentar ante sí mismos y ante los demás el valor y la importancia de la disciplina a la que han dedicado su vida universitaria. Así pues, yo como padre sí tendría en cuenta este factor a la hora de escoger entre universidades, por ser un elemento que a buen seguro reforzaría el sentido de propósito de mi hijo durante su vida académica y laboral, y consiguientemente sus posibilidades de sobresalir en ella.

A su vez, quería apuntar que el actual sistema universitario de grado + máster ofrece en mi opinión una ventaja no siempre aprovechada, que es la de estudiar el grado en una universidad de prestigio y el máster en otra universidad de prestigio diferente. Además de la mencionada raigambre, creo que es importante tener en cuenta la excelencia investigadora de cada universidad, contrastable mediante las diversas clasificaciones que se publican anualmente. Así, por ejemplo, cursar el máster en una universidad intensiva en investigación no solo aumenta el valor añadido del máster para el alumno, sino también sus oportunidades de llevar a cabo una hipotética carrera docente, académica e investigadora sobresaliente, empezando por un doctorado de excelencia. En este sentido, yo pude comprobar con mis propios ojos la labor puntera de universidades públicas como la Pompeu Fabra de Barcelona.

¿En una academia?

Finalmente, no quería pasar por alto el hecho de que en España existen diversas academias de renombre que ofrecen cursos especializados de traducción e interpretación, los cuales constituyen un buen complemento a la formación de grado o máster. Entre ellas destacan Cálamo & Cran o Cursiva.


Espero que esta breve reflexión te sea útil, al menos levemente, y te deseo el mayor de los aciertos en tu decisión.